Hoy iniciamos una serie de tres artículos cortos para responder las dudas más frecuentes sobre la fibromialgia. Lo primero es comprender de qué se trata esta enfermedad. La fibromialgia es un problema de salud muy común que provoca dolor y sensibilidad generalizada (sensible al tacto). El dolor y la sensibilidad tienden a ir y venir, y se sienten en todo el cuerpo. Muy a menudo, las personas que padecen esta enfermedad crónica (a largo plazo) se sienten fatigadas (muy cansadas) y poseen dificultades para dormir.

¿Es Frecuente?

La fibromialgia es una condición que en los últimos años ha cobrado más importancia ubicándose para muchos como una enfermedad moderna. Se ha observado que entre un 2 a un 7% de la población tiene este trastorno del dolor, siendo más frecuente en las mujeres con una relación 9 a 1.

¿Cuáles son sus sintomas?

La fibromialgia es una enfermedad crónica que causa dolor en todo el cuerpo, entre otros síntomas. Otros síntomas que los pacientes experimentan más a menudo son los siguientes:
-Sensibilidad al tacto o al presionar que afecta a articulaciones y músculos
-Fatiga
-Dificultades para dormir (despertarse con cansancio)
-Dificultades en la memoria o para pensar con claridad
-Algunos pacientes también pueden presentar:
-Depresión o ansiedad
-Migraña o cefalea tensional
-Problemas digestivos: síndrome del intestino irritable (comúnmente denominado IBS, por sus siglas en inglés), enfermedad de reflujo gastroesofágico (a menudo referida como GERD, por sus siglas en inglés)
-Vejiga irritable o hiperactiva
-Dolor pélvico
-Trastorno temporomandibular, a menudo denominado TMJ (un conjunto de síntomas que incluyen dolor en el rostro o la mandíbula, chasquidos en la mandíbula y zumbido en los oídos)

Los síntomas de la fibromialgia y las dificultades que conlleva pueden variar en intensidad, y experimentarán altibajos con el paso del tiempo. Como todos los trastorno del dolor, factores externos pueden hacer al paciente más susceptible a tener crisis como los cambios de temperatura, la fatiga, estrés emocional, u otras condiciones dolorosos concomitantes como enfermedades articulares, patología espinal etc.

La próxima semana conversaremos sobre las causas, el diagnóstico y el tratamiento.

Otros artículos relacionados de interés:

Fibromialgia (segunda parte)